Los niños son curiosos por naturaleza y debemos fomentar esa curiosidad hacia el mundo que nos rodea. Uno de los primeros pasos que los niños dan para entender mejor nuestro mundo es reconocer que diferentes seres vivos habitan en diferentes entornos.

Cartulina con categorías de entorno de vida

En esta actividad nos centraremos en los tres entornos principales donde se encuentra toda la vida en la Tierra: tierra, aire y mar.

Necesitaremos:

Papel
Una cartulina grande
Pinturas
Tijeras
Pegamento

El primer paso será crear rectángulos. Puedes ayudarte de la plantilla que te ofrecemos a continuación:

Lo ideal (por la duración de la actividad) es que cada niño tenga cuatro rectángulos para dibujar, por lo que cada hoja servirá para 2 niños. Recortarán sus cuatro rectángulos por la línea negra y pasaremos a hablar con ellos de cada entorno y a enumerar algunos animales y otros seres vivos (plantas, hongos, etc.) que viven en ellos. En los cuatro rectángulos pintarán:

Rectángulo 1: un ser vivo que pertenezca a la tierra.

Rectángulo 2: un ser vivo que pertenezca al mar.

Rectángulo 3: un ser vivo que pertenezca al aire.

Rectángulo 4: se pintarán a sí mismos.

Por nuestra parte, prepararemos la cartulina dividiéndola en tres columnas: tierra, mar y aire y, cuando vayan terminando sus dibujos, los irán categorizando en la cartulina con un poco de pegamento.

Es posible que surjan dudas en la enumeración de los seres vivos y aparezcan elementos tales como: objetos (coches, barcos, piedras, etc.), seres fantásticos (unicornios, hadas,…) o animales extintos (dinosaurios) o seres vivos que no saben dónde colocar (por ejemplo, la oruga que se convierte en mariposa). Debemos aprovechar al máximo esta ocasión para desafiarles con preguntas acerca de sus propias dudas y llevarles, así, a un conocimiento más afianzado del entorno. También podemos aprovechar papel usado por un lado, hablar de medioambiente, de cómo afecta lo que hacemos a los seres vivos de los que hemos hablado, etc.

Related posts

Leave a Comment